Compartimos con ustedes el resultado final del trabajo realizado por Gea Patagonia.

Somos cuatro jóvenes procedentes de distintas partes de la Región de los Lagos: Puerto Varas, Cochamó, Castro y Hornopirén. Tenemos intereses en común, como el ecoturismo (somos estudiantes de Ingeniería en Expediciones y Ecoturismo) y el trabajo con comunidades locales, por lo que decidimos lanzarnos a una expedición de trece días por parte de la Patagonia Norte. ¿Nuestro destino? El fiordo Comau, un valle formado por la acción de glaciares hace miles de años y que, posteriormente, fue invadido por el mar. Se ubica en el territorio continental de la Región de los Lagos, administrativamente este sector pertenece a la Provincia de Palena; su vertiente oriental pertenece a la comuna de Hualaihué y la vertiente occidental a la comuna de Chaitén.

Este fiordo se encuentra a 33 millas náuticas al sur de Hornopirén y solo se puede visitar por vía marítima o en su defecto por vía área.

Para adentrarnos en este lugar nos embarcamos en calidad de tripulantes en el velero Cumberland. Por cierto, otro interés en común entre nosotros es navegar, aventurarnos, sentirnos exploradores, así que una navegación por trece días en medio de parajes tan alucinantes nos ponía impacientes. Recorrimos cada una de las localidades del fiordo: Telele, Huinay, Porcelana Chico, Porcelana Grande, Vodudahue y Leptepú, tuvimos la oportunidad no solo de conocer paisajes increíbles, sino que también conversar con sus pobladores y visitar lugares de interés cultural.

¿Nuestro propósito? Conocer a la gente de esta zona remota para poner en valor a los habitantes y a su fiordo, que logren rescatar, arraigar y comprender la importancia de dar a conocer su cultura, con el objetivo de incentivar y difundir el fiordo Comau como destino turístico.

A través de nuestra expedición y las entrevistas realizadas, pretendemos crear un relato que permita rescatar las maravillas de este fiordo, contadas por sus protagonistas. Creemos que un turismo solo basado en la naturaleza estaría incompleto y que se puede agregar valor y significado a la experiencia de los visitantes posicionando la gran riqueza cultural de la comunidad del fiordo Comau.

El fiordo es hermoso, eso es innegable. Pero las aventuras, la valentía de su gente, sus formas de vida, la simpleza y la conexión con este lugar, nos hacen mirar estas tierras y estos mares de otra forma. Aquí les contaremos por qué.